Poliposis Adenomatosa Familiar

 

La Poliposis Adenomatosa Familiar (PAF) es una infrecuente enfermedad hereditaria autosómica dominante por la que las personas afectadas desarrollan de cientos a miles de pólipos en todo su tracto gastrointestinal. Su incidencia es de 1 caso por 10.000-20.000 habitantes.

Los pólipos generalmente se encuentran en el intestino grueso (colon y recto), aunque también pueden darse en estómago e intestino delgado. Los pólipos que se desarrollan en el intestino grueso se conocen como adenomas y se consideran precancerosos.

La PAF posee un alto potencial de malignización, de manera que si no se efectúa el tratamiento quirúrgico, la práctica totalidad de pacientes desarrollarán un cáncer colorrectal (CCR) antes de los 50 años de edad. Además, estos pacientes también presentan un riesgo aumentado de tumores malignos extracolónicos.

La PAF atenuada (PAFA) constituye una variante que se caracteriza por un menor número de pólipos (20-100), localizados preferentemente en el colon derecho, y con una edad de presentación del cáncer colorrectal aproximadamente 10 años más tardía que en la PAF clásica. Es debida a mutaciones en los extremos 5’ y 3’ del gen APC. El diagnóstico clínico de PAF atenuada debe sospecharse cuando un individuo tiene 20 o más adenomas colorrectales.

El síndrome de Gardner también constituye una variante de la PAF en la cual se asocian manifestaciones extracolónicas (adenomas y pólipos hiperplásicos gastroduodenales, tumores de partes blandas y osteomas, entre otras). Algunos autores consideran al síndrome de Gardner como un subtipo de la PAF. Sin embargo, otros no ven diferencias entre ambas entidades, pues comparten tanto los pólipos como las manifestaciones extracolónicas.

El síndrome de Turcot es otra variante de la PAF en la cual se desarrollan tumores del sistema nervioso central, generalmente tumores malignos o meduloblastomas. Es debida a mutaciones en el gen APC, aunque también se han descrito casos asociados a mutaciones en genes reparadores del ADN Las estrategias preventivas en la PAF van dirigidas a disminuir la incidencia de CCR e incluyen el análisis genético, la cirugía profiláctica, la vigilancia de la población afectada y la quimioprevención.

Las personas afectadas por PAF, además de desarrollar pólipos, también pueden desarrollar otras manifestaciones fuera del tracto gastroduodenal.